} Salmos 43: 3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; Me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas. - Devocionales Cristianos Maná

Política de cookies

Política de cookies Más información

Marquesina

PORQUE POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE; Y ESTO NO DE VOSOTROS. PUES ES DON DE DIOS; NO POR OBRAS. PARA QUE NADIE SE GLORÍE. - Efesios 2: 8-9 // Toda Gloria a Dios. El Señor te Bendiga

COMPARTE EN:

menu

Visita la nueva web de Devocionales Cristianos Maná. Clik en la imagen.

Web de Devocionales Cristianos Maná

Web de Devocionales Cristianos Maná
Web de Devocionales Cristianos Maná

TRADUCTOR/TRASLATE

miércoles, 18 de febrero de 2015

Salmos 43: 3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; Me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas.

 



Salmos 43: 3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; Me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas.

Para todos los hombres solo existen dos tipos de luz; la natural y la artificial. Gloria al Padre para los cristianos, para todos los que humildemente, antes o después, aceptamos seguir a Jesús el Cristo sabemos que existe también la luz de Dios.

Luces de fluorescentes, luces de neón, potentes luces láser, focos de colores, que bonitas son todas estas luces del mundo, que atrayentes como caramelo a niño, que gran curiosidad despiertan en nosotros; que será eso que tanto brilla?, que produce estas bonitas combinaciones de color? Como si fueran un gran faro marino que intenta todo lo contrario a su verdadera utilidad, atraernos en lugar de advertirnos.....por desgracia son muchos los que incautamente son atraídos por estas luces artificiales y toman ese camino, el de las luces del mundo.
Encontramos en nuestro camino hacia la luz de Dios pequeños senderos que nos conducen a ese camino fuertemente iluminado, con bonitas luces, de gran intensidad, con intermitencias, una iluminación al estilo de Las Vegas, que atrae al incauto, al que había dejado antes ese camino, son luces que nos atraen y nos incitan a retornar al camino del mundo, son luces de tentación.
Sus atrayentes luces discurren en su inicio paralelas a nuestro camino pero en un punto sin determinar dejan su paralelismo para conducirnos a su luz final, la luz del fuego, la única luz que veremos al final del camino del mundo si es que las lágrimas no nos lo impiden.
Nos venden un camino de luz, sabiamente iluminado, solo al final del camino somos desvelados a la verdadera luz que nos conducía su senda, pero el final del camino es muerte, el camino nos conduce a la luz del fuego.
Nuestro camino, Gloria a Dios, es otro; un camino que se dirige a la verdadera luz, un camino solamente iluminado en su totalidad en su final, un camino que empieza en oscuridad empieza en la luz artificial, es un camino que se ilumina cada vez más a medida que nos acercamos al Padre, el final del camino es la verdadera luz a la que Dios desea que TODOS nos dirijamos
Nuestro camino no es un camino que se deba iluminar con potentes luces para esconder los peligros que podamos encontrar, no es un camino en el que se nos deba alumbrar con luces artificiales.
Nuestro caminar junto a Jesús el Cristo nos conduce a la verdadera luz, el final de nuestro camino es Vida, una fuerte luz que procede del amor de Dios por sus hijos.

Ultimos comentarios

Bible