} TEMPESTADES - Devocionales Cristianos Maná

Política de cookies

Política de cookies Más información

Marquesina

PORQUE POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE; Y ESTO NO DE VOSOTROS. PUES ES DON DE DIOS; NO POR OBRAS. PARA QUE NADIE SE GLORÍE. - Efesios 2: 8-9 // Toda Gloria a Dios. El Señor te Bendiga

COMPARTE EN:

menu

Visita la nueva web de Devocionales Cristianos Maná. Clik en la imagen.

Web de Devocionales Cristianos Maná

Web de Devocionales Cristianos Maná
Web de Devocionales Cristianos Maná

TRADUCTOR/TRASLATE

lunes, 13 de julio de 2015

TEMPESTADES



Sal 107: 29 Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron.

Tempestades, tormentas, olas gigantescas, océanos que parecen eternos, como dice la canción, buscando paz en la tormenta, Herman@ no te equivoques Dios sabe que la tormenta llega a nuestra vida, y no una sino varías, pero benditas sean esas tempestades, porque
nos hacen mas fuertes, la cosa es cuando le damos mas importancia a la tempestad, pensando que vamos a ahogarnos y nos olvidamos que el Señor, va en esa barca, mientras Pedro miraba los ojos del Señor pudo caminar sobre el agua, cuando aparto su mirada por el viento que venia se hundió, cuando nosotros apartamos la mirada porque nos duele mas lo que viene con la tormenta , que seguir manteniendo la mirada en el Señor. Al igual que a ti no me gustan las tormentas pero se que vendrán muchas mas de las que ya he pasado, pero como dice las Escrituras, “por mi causa tendréis aflicción” entonces con todo el dolor de mi corazón me doy cuenta que le he fallado, que por momentos, tal vez días, y hay quien por años, hemos apartado la mirada del Hijo de Dios. Pero por otro lado pienso, gracias Señor, las cosas no las estaré haciendo tan mal, cuando hay quien me quiere ahogar, y tu nadas conmigo.
Son sentimientos encontrados, de la misma forma que la lluvia se encuentra con el rayo, con el viento, pero sea como sea tu tormenta, recuerda no apartes los ojos del Señor, porque es el único que te llevara a salvo a la otra orilla.
Herman@ es el momento de pedirle perdón a Dios si pensamos que hemos apartado la vista de su misericordia. Piensa en el problema tan grande que tienes, ese problema que te desvela, que te mantiene en angustia, en soledad o depresión. Ese problema te mantiene en temor y hará que pierdas muchas horas del día y de la noche. Lo que sucede no es que el problema sea grande, porque para Dios no hay problemas grandes, lo que está pasando es que tienes la mirada puesta en tu tormenta. ¡Quita la mirada de tu tormenta! Pídele perdón a Dios y vendrá la fe de Dios sobre ti. Mirarás a Jesús y dirás: “Señor, manda que yo camine sobre las aguas, como tú caminas sobre las aguas”. ¡Las aguas que están para hundirte o para afligirte, te harán flotar!
Es momento que hagas una oración ahora mismo: “Señor, recibo esta palabra. Dios mío, estreméceme en mi corazón con tu palabra. Confieso que eres grande mi Jesús, ¡ Tu eres poderoso! Tú caminas sobre las aguas, y también mandas que yo camine sobre las aguas. Dios mío perdóname, porque hice mis circunstancias más grandes que mi Cristo. Ahora confieso que mi Cristo es más grande que mis circunstancias. ¡Gracias Señor! Recibo la fe, echo fuera el temor, echo fuera la impotencia y la angustia. Echo fuera la amargura y la duda.
 DIOS OS BENDIGA EN EL PODEROSO NOMBRE DEL SEÑOR. ATT. DEVOCIONALES CRISTIANOS MANÁ. Maika
http://www.devocionalescristianosmana.org.es/

Ultimos comentarios

Bible