} TAL COMO ES - Devocionales Cristianos Maná

Política de cookies

Política de cookies Más información

Marquesina

PORQUE POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE; Y ESTO NO DE VOSOTROS. PUES ES DON DE DIOS; NO POR OBRAS. PARA QUE NADIE SE GLORÍE. - Efesios 2: 8-9 // Toda Gloria a Dios. El Señor te Bendiga

COMPARTE EN:

menu

Visita la nueva web de Devocionales Cristianos Maná. Clik en la imagen.

Web de Devocionales Cristianos Maná

Web de Devocionales Cristianos Maná
Web de Devocionales Cristianos Maná

TRADUCTOR/TRASLATE

lunes, 29 de junio de 2015

TAL COMO ES





Job 12:11 ¿No distingue el oído las palabras como el paladar prueba la  comida?

A diario usamos la sal en nuestros hogares, principalmente como potenciador del sabor de los alimentos que cocinamos.
Históricamente hablando la sal se ha usado también como moneda, se han cobrado impuestos sobre ella, se
realizaron marchas o protestas a raíz de ello, se controló por gobiernos su comercio, se crearon rutas exclusivas de transporte, todo a nivel mundial, antes o después, desde China hasta América se ha usado de una u otra manera y es, en estos tiempos en que vivimos, que uno de los principales usos de la sal se esta obviando en muchas congregaciones; perseverar del paso del tiempo los alimentos, alargar al máximo su conservación.
Somos llamados a ser sal del mundo, de esto no queda la menor duda; pues seamos sal pero en todos sus usos.
Mayormente se esta usando para potenciar y no para conservar La Palabra, nuestro espiritual alimento; la usamos para hacer el alimento espiritual agradable a quien lo come, otras veces la cambiamos por azúcar para hacerla mas dulce a nuestros sentidos, por lo tanto más apetecible como hombres que en definitiva somos, hijos del Padre, si, pero hombres en definitiva, con nuestras virtudes y dones, pero hombres, por lo tanto todos con nuestros fallos, pecados, errores...
Usemos la sal que todos deberíamos ser para conservar La Palabra, para mostrarla al mundo tal como es, sin potenciar ni endulzar, debe de ser un alimento que se cocine en la parte del mundo que sea tenga el mismo sabor para todos los que de ella se alimentan; lamentablemente hoy en día el poder alimenticio de La Palabra, llamémosle su sabor para hacerlo concordar con este escrito, se esta cambiando para hacerlo agradable a todos en lugar de que todos sean los que les sea agradable su sabor, se está adaptando La Palabra en lugar de adaptar al hombre o al hijo.
Todo cocinero, culinariamente hablando, tiene sus truquillos para hacer distinto su plato, para que resalte por encima de los demás, para hacerlo más agradable incluso deseable; lo mismo está sucediendo con La Palabra, no sabe igual en todos los lugares, se “personaliza” de manera que sirva para ser agradable, distinta, exclusiva, y tan solo para llenar bancos en las congregaciones, estamos presenciando una alocada carrera de “quien es mejor”, quien llena más, quien construye la mayor “iglesia”, que pastor es mejor que otro, quien evangeliza mejor; tan solo cuentan los números, la cantidad, cuando debería de primar la calidad y la uniformidad de “sabor” y un celo en propagar el alimento espiritual tal como es, ni dulce ni salado, que sea quien sea el comensal anhele las 24h del día el volver a comer tenga el sabor que tenga y no cambiar el sabor del alimento para que agrade más.
Al principio de aceptar al Señor solía decir que “tenemos que ser imitadores de Cristo”, con el tiempo entiendo que podemos imitar alguna de sus características personales, pero ser igual que El es imposible, querer enfocar nuestra fe en “ser igual que El” es tirarnos por el precipicio, un fracaso seguro; tan solo debemos dejarle a El vivir en nosotros y, a su tiempo, vivir plenamente nosotros en El, y esto no es una receta mágica, no sucede de hoy a mañana, es entrega diaria, ceder a su voluntad, dejarle obrar sin condicionantes; lo mismo con nuestro alimento espiritual; dejémoslo tal como es, guste o no, tal cual es ya conserva todas sus propiedades alimenticias, no adulteremos su sabor.


DIOS OS BENDIGA EN EL PODEROSO NOMBRE DEL SEÑOR. ATT. DEVOCIONALES CRISTIANOS MANÁ.
http://www.devocionalescristianosmana.org.es/



Ultimos comentarios

Bible